Esta mujer nos dice lo que es ser “mini-orgásmico”

Cuando Ginny Brown tuvo su primer orgasmo, parecía menos intenso que los que había escuchado. Desde que se crió en un ambiente religioso donde el sexo se consideraba vergonzoso y no experimentó su primer orgasmo hasta la mitad de sus 20 años, pensó que solo tenía que trabajar en un bagaje emocional para experimentar el placer sexual “normalmente”. Pero a medida que tenía más relaciones sexuales con más personas, su cuerpo seguía pareciendo un poco diferente: en lugar de la gran O que presenció que tenían sus parejas, tenía muchos pequeños, a veces demasiados para contarlos..

Luego, en una clase de biología sexual en la escuela de postgrado, aprendió algo que nunca antes le habían contado: su forma de orgasmo, a la que apodaron “mini-orgásmica”, había sido documentada por Masters y Johnson (el dúo de Maestros del sexo), y fue una de las tres formas en que las personas tuvieron el orgasmo. No había nada sobre su cuerpo que necesitara ser arreglado después de todo.

Pero no todos sus socios entendieron esto. Los chicos le preguntaban qué podían hacer para hacer que su climax sea más grande, a pesar de que estaba satisfecha con sus muchos pequeños. “Creo que para muchos muchachos, está ligado a su sentido de habilidad sexual: poder hacer que una mujer llegue realmente fuerte y realmente dramáticamente”, le dijo Brown a Glamour. “Es un excitante y una prueba de que son geniales en la cama”.

Ahora, sin embargo, solo sale con personas que aceptan la forma en que funciona su cuerpo, porque la forma en que ella tiene un orgasmo es realmente genial. Llega rápidamente y puede quedarse allí el tiempo que desee. “Soy una chica de muy bajo mantenimiento en términos de estar satisfecha sexualmente”, explicó. “Si no hay mucho tiempo, puedo llegar a donde tengo que estar. Si tenemos mucho tiempo, puedo estar disfrutando del orgasmo durante todo el proceso”.

Ella ha tenido un par de orgasmos más grandes en su vida y, a veces, envidia a las personas que pueden hacerlo de manera consistente, pero cree que es solo el caso de “la hierba siempre es más verde”.

“Solía ​​estar muy atenta y preocupada por mis orgasmos y lo que iba a suceder”, dijo. “Ahora, simplemente no lo sudoro y simplemente dejo que mi cuerpo haga lo que sea que va a hacer”.

Loading...